Artesano

Artesano
04/02/2019 Insolid Corten
Avatar
In Blog

“Artesano es un concepto vinculado o relativo a la artesanía. La artesanía hace referencia al trabajo realizado de forma manual por una persona sin ayuda de la energía mecánica. También el producto que se obtiene de esa labor manual recibe el mismo nombre. A su vez, las piezas artesanales son todas distintas entre sí, lo que las diferencia claramente de aquellas obtenidas a través de la producción industrial o del trabajo en serie.”

El término artesano proviene del idioma italiano “artigiano”, que significa ejercer un arte mecánico. A su vez este provenía del latín ars, artis, lo que en español sería arte.

Según la etimología de la palabra, el artesano es un artista con las manos, pero no como un pintor, sino más bien se le dice artista por su destreza manual. Hay quienes afirman que la artesanía es un punto medio entre el diseño y el arte. Por otro lado están quienes dicen que es la continuación de los oficios tradicionales (orfebre, carpintero, herrero, etcétera). El trabajo del artesano implica poseer ciertas destrezas o habilidades manuales

Estamos viviendo una época, en contraposición al mundo de la globalización, en el que la artesanía ha vuelto a resurgir. El retorno del artesanado es una oportunidad para manifestar nuestra creatividad y disfrutar de cierta autonomía. La artesanía ayuda a alcanzar un estado en el que una persona está concentrada en lograr una cosa, consigue un ambiente de calma y una ausencia de tiempo en el que sólo importa lo que se está haciendo. Es un trabajo gratificante. Es una buena terapia para ser feliz.

Existe una gran variedad de oficios artesanos, y sus distintos condiciones físicas se reflejan en las manos de sus trabajadores. Por ejemplo, los herreros tradicionales constituyen la expresión más clara de la artesanía especializada en el manejo y la transformación del hierro. Su gran conocimiento de los materiales que utilizan y de las condiciones para su modificación, unida a su extraordinaria capacidad manual les permite fabricar una gran variedad de objetos necesarios, que se han ido adaptando a la demanda de cada época, desde las rejas que protegen y realzan nuestras casas y edificios, hasta útiles y herramientas. Las manos de los herreros endurecidas por la dureza de las tareas que realizan, representan fielmente la actividad de estos trabajadores.

Los productos artesanales pueden resultar un poco más caros pero añaden otro valor y otra identidad a unas relaciones de consumo más personales. Sabemos de dónde proceden, quién los ha fabricado y en qué condiciones. Fuera de la lógica competitiva existente, la producción y el consumo artesano nos humanizan. Nos satisface y marca  tendencia hacia un futuro más auténtico e independiente, en definitiva más libre.

“un artesano es un artista con las manos”